El contrato marco en la traducción

El contrato marco en la traducción

La firma de un contrato marco entre el proveedor de servicios de traducción y el cliente aún no es muy habitual en las relaciones profesionales en el sector de la traducción. Sin embargo, la firma de este tipo de contratos tiene enormes ventajas.

Pero, veamos en primer lugar, qué es un contrato marco. Un contrato marco es un acuerdo entre dos partes, que regula determinadas relaciones profesionales o comerciales. Un tipo de contrato marco habitual lo podemos encontrar en el contrato de mantenimiento para servicios informáticos o domésticos.

La finalidad del contrato marco es la de regular aspectos como los servicios prestados, definir los plazos de entrega de un producto o servicio y sus precios, definir el método y los plazos de facturación, etc. Una ventaja importante con la firma de un contrato marco la encontramos en que, en la mayoría de los casos, el proveedor se convertirá en proveedor aprobado del cliente. Con la firma de un contrato marco tanto el proveedor como el cliente deberán obtener beneficios, que, a fin de cuentas, es lo que buscan todas las empresas.

En el sector de la traducción, la firma de un contrato marco puede proporcionar muchas ventajas y beneficios para ambas partes. A saber:

  • El cliente se obliga a enviar durante un plazo de tiempo definido una determinada cantidad de volumen de traducción, ya sea semanal, mensual o anualmente. Además, pueden definirse los plazos de entrega para determinados volúmenes (por ejemplo, traducción de 5000 palabras en tres días hábiles).
  • El traductor en cambio se obliga a reservar sus capacidades de trabajo para responder al volumen de trabajo acordado con el cliente, así como cumplir con los plazos de entrega acordados.
  • Además de acordar un precio por palabra, pueden acordarse en el contrato marco compensaciones en caso de que no se alcance el volumen de trabajo, por ejemplo, mensual, por parte del cliente. En este sentido, suele acordarse de que el cliente pueda compensar en meses posteriores el volumen de trabajo no enviado.

Ventajas para el traductor:

  • El traductor, a pesar de haber ofrecido probablemente una tarifa inferior a la habitual, se garantizará un volumen de trabajo fijo en los plazos y cantidades acordadas con el cliente.

Ventajas para el cliente:

  • El cliente podrá solicitar al traductor la prestación del servicio en cualquier momento, y asegurarse de que recibirá los pedidos en los plazos acordados. De este modo evitará tener que enviar solicitudes de presupuesto y órdenes de pedido, ya que enviará directamente el trabajo a su proveedor.

Ahorrar costes y asegurarse un volumen de trabajo constante.

Como hemos dicho anteriormente, el objetivo de cualquier actividad es alcanzar un beneficio. En el caso del traductor, el beneficio corresponde a que se garantizará un volumen de trabajo fijo. Para el cliente, los beneficios son incluso mayores. Con la firma de un contrato marco, el cliente podrá acordar un precio por palabra más atractivo. Pero los beneficios corresponden también a un ahorro de tiempo, ya que no deberá ocupar recursos para buscar un traductor disponible con cada pedido y simplificará la gestión al trabajar con menos proveedores.

En el caso de clientes con varios empleados es importante que todas las personas que encarguen trabajos de traducción estén informados sobre la existencia de un contrato marco con un proveedor, a fin de que los beneficios para la empresa sean reales. A veces, esto significa para la empresa que deberá organizarse.

Finalmente, es importante subrayar que no todas las empresas tienen las mismas necesidades de traducción y, por lo tanto, es muy probable que cada contrato marco deba adaptarse a las necesidades particulares, en función de que los trabajos correspondan a traducción, revisiones o trabajos terminológicos, por citar algunos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *