El español, un idioma contante y sonante

Tal y como se analizó en el I Foro Internacional del Español 2.0, el impacto del idioma español en su doble vertiente de activo cultural y dinamizador económico es más que sorprendente.

Si bien sabemos que un idioma no es una moneda, también es cierto que cada vez más puede considerarse como un activo inmaterial que incrementa su valor en la medida en que lo utilicen más personas. Este valor no cuantificable da prestigio a una cultura, hace las veces de promotor de las artes que lo usan como materia prima y por supuesto sirve como facilitador y dinamizador de los negocios, lo que aporta un valor añadido al sector de negocios de la traducción y la interpretación.

Por ello, se podría decir que el manejo del idioma es una revolución en potencia.

De hecho, mil años después de su nacimiento, en términos numéricos el español está a la cabeza de la relación lengua-cultura-negocio. Analicemos solo algunos datos que lo demuestran:

  • En español es el segundo idioma nativo más hablado del mundo, tras el chino mandarín.
  • Ocupa también el segundo puesto en los negocios, tras el inglés.
  • En España, la cultura apoyada en el idioma aporta nada menos que el 4% del PIB.

“Nuestra lengua es el patrimonio más potente que tenemos los países hispanohablantes”, afirma Luis Eduardo Cortés, presidente de Ifema.

Para Jesús Marín, presidente de Plataforma del Español, se trata de un referente de la economía en el que hay que seguir trabajando para que el PIB de los países siga creciendo. Aboga por la formación, la producción de contenidos y las traducciones que son pilares en esta actividad económica.

El idioma, más allá de la dinamización a través de la cultura, es importante en el aspecto económico “porque lo que se hace dentro de la misma lengua reduce los costes de intercambio financiero, facilita una familiaridad cultural y, sobre todo, acorta la distancia psicológica y se convierte en un factor de dinamización mercantil que supone una multiplicación del comercio entre los países que la comparten en torno al 190%, porcentaje que en el caso del español puede alcanzar el 290%”, explica José Luis García Delgado, director de la investigación Valor económico del español, a cargo de la Fundación Telefónica.

Fuente: www.elpais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *